Anselm Kiefer

Palazzo Strozzi, del cielo al infierno, la nueva exposición de Anselm Kiefer

Ángeles Caídos, una nueva gran exposición, concebida y creada junto a uno de los artistas más importantes de los siglos XX y XXI

¡El Palacio Strozzi nunca decepciona! La Fundación con la nueva exposición de Anselm Kiefer se confirma como el centro italiano de arte contemporáneo más importante gracias a la creación de amplias exposiciones internacionales perfectamente insertadas en una obra maestra de la arquitectura renacentista. Tradición e innovación, historia y actualidad que dialogan en perfecta armonía.

Del 22 de marzo al 21 de julio de 2024 la Fundación Palazzo Strozzi presenta Anselm Kiefer. Ángeles Caídos, una nueva gran exposición, concebida y creada junto a uno de los artistas más importantes de los siglos XX y XXI.

La exposición, comisariada por Arturo Galansino, director general de la Fundación, fue concebida específicamente por el artista en diálogo directo con los espacios del Palazzo Strozzi, entre las salas del Piano Nobile y el patio renacentista. A través de veinticinco obras históricas y de reciente producción, incluida una obra inmersiva compuesta por sesenta lienzos de diferentes tamaños, la exposición nos permite explorar la variada práctica del artista que abarca la pintura, la escultura, la instalación y la fotografía.

La expresión “ángeles caídos” indica los ángeles expulsados ​​del Paraíso tras su rebelión contra Dios. Esta imagen simbólica, representación de toda la humanidad, se convierte en el punto de partida de la exposición en el Palazzo Strozzi: un viaje a través de alegorías, figuras y formas que reflexionan sobre identidad, poesía, acontecimientos históricos, diferentes pensamientos filosóficos. Utilizando pintura, escultura, instalación y fotografía, el arte de Kiefer ofrece un camino de introspección sobre el ser humano, explorando las conexiones entre pasado, presente y futuro.

Con un uso audaz de diversos materiales y técnicas, Kiefer crea obras celebradas por una fuerte presencia física y táctil, estableciendo una conexión inmediata y auténtica con el espectador. Profundamente interesado en su valor alquímico, Kiefer transforma materias primas como plomo, cera, semillas, tierra, flores, arena y cenizas en obras imponentes y evocadoras, formadas por densas estratificaciones. Mediante la electrólisis o el fuego, por ejemplo, los materiales se someten a verdaderas transformaciones físicas. Las diferentes capas visuales, las sedimentaciones, ofrecen una lectura múltiple, revelando siempre nuevos detalles y significados al observador.

Cada una de las producciones artísticas de Kiefer expresa el rechazo de los límites, no sólo en la monumentalidad o la materialidad sino, sobre todo, en la infinita riqueza de recursos con los que sondea las profundidades de la memoria y el pasado. El artista debutó en la escena alemana a finales de los años 1960 con obras que, entre las primeras, marcaron una reflexión sobre la historia de la Segunda Guerra Mundial y sobre el legado emocional y cultural de Alemania. A partir de aquí comenzó un recorrido artístico en el que se unen mito, religión, misticismo, poesía y filosofía.

Descripción de la exposición de Anselm Kiefer

El punto de partida es la nueva obra para el patio del Palazzo Strozzi Engelssturz (La caída del ángel, 2022-2023), que entra en diálogo con la severa arquitectura renacentista a través de una poderosa materialidad y unas dimensiones de más de siete metros de altura. Este gran cuadro tiene como tema la famosa lucha entre el arcángel Miguel y los ángeles rebeldes, metáfora de la lucha entre el Bien y el Mal. Realizada por el contexto del espacio abierto al cielo del patio del Palazzo Strozzi, la obra se convierte en una invitación a reconsiderar nuestra relación entre espíritu y materia, convirtiéndose en una metáfora de la búsqueda de sentido de toda la humanidad.

En la planta principal, el tema de los “ángeles caídos” se encuentra en la primera sala con el monumental cuadro Luzifer (Lucifer, 2012-2023). Kiefer representa al ángel rebelde que cae al abismo, reinterpretado a través de materiales que remiten a la historia contemporánea y reciente. Un ala de avión afilada y amenazadora sobresale de una masa de material, creando una referencia directa al tema de la guerra, recurrente en la obra de Kiefer. Si bien el ala del avión podría simbolizar la destrucción que inflige la guerra, la masa de material parece evocar el caos y la devastación que deja tras de sí. En cambio, la figura caída se convierte en una imagen de la caída de la humanidad, emitiendo una conmovedora advertencia sobre la guerra y la violencia.

En muchas pinturas a lo largo del recorrido emergen símbolos fundamentales del vocabulario visual de Kiefer: girasoles y serpientes. La serpiente cobra múltiples significados en la obra de Kiefer, convirtiéndose también en una alegoría de la regeneración, gracias a la característica del animal de mudar su piel, aludiendo así a la figura del artista y su capacidad de renovarse. El girasol es una planta ligada al sol pero también a la tierra: entre otras cosas, Kiefer siempre ha mostrado veneración por Van Gogh, a quien, siendo adolescente, dedicó obras figurativas y un texto.

El propio Kiefer afirma que «la pintura es filosofía», y una sección de la exposición se centra en esta disciplina, que siempre ha permeado su obra, con tres grandes obras inéditas presentadas por primera vez en el Palazzo Strozzi. La Escuela de Atenas (2022) nos remonta a Rafael y al fresco de la Stanza della Segnatura (hacia 1509-1511) con la asamblea de filósofos ubicada en un edificio clásico. Vor Sokrates (Before Socrates, 2022) crea una especie de árbol genealógico de los filósofos presocráticos, entre ellos Arquímedes, Anaximandro, Anaxímenes y Parménides.

En la obra Ave María (2022) están representados filósofos tanto anteriores como anteriores a Sócrates, desde Heráclito y Epicuro hasta Platón y Aristóteles. Si los filósofos presocráticos se centraron principalmente en explicaciones naturales y cosmológicas del mundo, recurriendo a menudo a elementos como el agua, el aire y el fuego, después de Sócrates la filosofía desplaza su atención hacia la humanidad y el conocimiento, en una investigación sobre aspectos éticos, políticos y epistemológicos. 

Las salas centrales del itinerario expositivo acogen una serie de vitrinas, una tipología de obras que el artista viene utilizando desde finales de los años 1980, creando microcosmos en los que Kiefer inserta materiales y objetos conectados con sus propias escrituras. Las vitrinas crean un entorno protegido y controlado en el que los materiales contenidos pueden existir en su espacio. Al mismo tiempo, refuerzan los temas de alienación y aislamiento presentes en la obra de Kiefer. El espectador se ve obligado a interactuar con la obra desde la distancia, alentado a reflexionar sobre los diferentes mundos y simbolismos que convergen en la imaginación kieferiana.

Anselm Kiefer

La exposición continúa con la instalación inmersiva Verstrahlte Bilder (Pinturas irradiadas, 1983-2023) compuesta por una sugerente selección de sesenta pinturas que llenan por completo las paredes y el techo de una de las salas más grandes del Palazzo Strozzi. Creada específicamente para la exposición y también equipada con grandes superficies de espejos colocadas en el centro del espacio, la instalación invita al visitante a sumergirse en el arte multifacético y en capas de Kiefer. El uso de las llamadas «pinturas irradiadas», escarificadas y descoloridas por la radiación, añade una dimensión evocadora y melancólica a la instalación, invitando a una reflexión sobre la fragilidad de la vida y el poder del arte. Óleo sobre lienzo, goma laca y tela son sólo algunos de los materiales utilizados para crear una inquietante exploración de los temas de destrucción y decadencia inherentes a la propia condición humana.

Otro tema importante de la exposición es la mitología, personal y colectiva, que Kiefer también explora reinterpretando sus obras anteriores: no como simples reproducciones, sino como reelaboraciones de materiales, temas y composiciones.

Todos están solos en el corazón de la tierra / atravesado por un rayo de sol / y enseguida cae la tarde

El itinerario finaliza con una sección especial dedicada a la famosa serie Heroische Sinnbilder (Símbolos heroicos), presentada aquí a través de cuatro fotografías impresas en plomo. En 1969, Kiefer se hizo fotografiar realizando lo que llamó Besetzungen (Ocupaciones) en varios lugares europeos, incluidos lugares «ocupados» por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Kiefer, vestido principalmente con el uniforme de oficial de la Wehrmacht de su padre, replica el saludo de Sieg Heil con el brazo levantado, aunque de una manera menos marcial que el original.

Kiefer utiliza así un gesto característico del régimen nazi con la intención de abordar, con evidente intención provocadora, la historia reciente del pueblo alemán. En este contexto, para recordar la precariedad de la vida humana y la fugacidad del tiempo, pero también para demostrar la importancia de la poesía, la escritura y la palabra en la práctica artística de Kiefer, la exposición finaliza con los famosos versos de 1930 del poeta Salvatore Quasimodo, calcados del propio Kiefer en una pared de la sala: «Todos están solos en el corazón de la tierra / atravesado por un rayo de sol / y enseguida cae la tarde».

Author